Tres hábitos que NO debes incluir en tu rutina matutina

Tres hábitos que NO debes incluir en tu rutina matutina

Muchos podemos tener ya establecida nuestra rutina matutina. Pero ¿sabías que tu rutina matutina puede determinar tu estado anímico, tu propósito y tus metas en tu día?

¿Qué es lo primero que haces cuando abres los ojos? Yo personalmente lo primero que hacía era agarrar mi celular y ver redes sociales; y cuando hacía ésto sentía como si mi cerebro comenzara a desenfocarse y cada vez quería ver más y más, hasta el punto en que no me acordaba qué era lo siguiente que quería hacer durante el día, en otras palabras me desenfocaba de mi propósito para el día; comenzaba a compararme con lo que me encontrara dejando que el algoritmo de las redes sociales me llevara y decidiera por mí, sobre la información que debía buscar.

Después de investigar más sobre productividad, sobre rituales que me mantuvieran más enfocada y luego de aplicar varios de ellos en mi día a día, te traigo lo que por experiencia me ha permitido tener más control de mi vida. 

Así entonces, lo primero que no es deseable que incluyas en tu rutina matutina es que agarres tu celular para visitar redes sociales:

  1. No mires redes sociales apenas abras los ojos: Como  lo dije anteriormente, tu cerebro comenzará a compararse con lo que sea que te muestre la red social. Adicional a eso, cuando tu cerebro comienza a ver ese tipo de “novedad” se siente cómodo y feliz. Comienza a distraerte y hace que sigas consumiendo más y más información. Por eso es que una vez abres la red social, te quedas un rato y se hace difícil parar, por tanto comienzas a olvidar tu vida y tu propósito para el día. Entonces este mal hábito hace que tu cerebro se enfoque sin cuidado y sin estrategia, en lo que hay afuera, en la vida de las otras personas y dejas de lado tus deseos y planes. 

Lo segundo que no es deseable hacer a primera hora, es revisar tu email y tus mensajes de whatsapp.

  1. No revises tu email y tus mensajes de whastapp: Si de las primeras cosas que haces en tu mañana es revisar tu email o tus mensajes,  estás dándole la prioridad a la agenda de otras personas en lugar de la tuya. Si por el contrario antes de responder cualquier correo o texto, comienzas tu día teniendo en mente tu intención o tu propósito y contactas a las personas de tu agenda antes de responder lo de las otras personas, comenzarás a hacer cambios radicales en tu productividad.

El tercer mal hábito que puede decrecer tus niveles de energía y productividad es que comiences el día sin definir tus prioridades e intenciones.

  1. No comiences tu día sin definir prioridades e intenciones: La siguiente es una frase de Oprah: “La intención gobierna al mundo”. Si no defines tu intención y por ende tus prioridades,  vas a estar todo tu día rodando de actividad en actividad sin ningún propósito. Tener así sea una larga lista de cosas por hacer, el hecho de poder estar chequeando esa la lista definida de pendientes y prioridades, podrá ayudarte a avanzar en el logro de tus sueños.

Estoy segura de que si tienes en cuenta estos tres hábitos, podrás hacer una gran diferencia en tu día a día. Recuerda que es muy importante que reemplaces hábitos; si no vas a ver tu celular apenas abres los ojos en la mañana, entonces ¿cómo lo reemplazarás? con un ritual de agradecimiento, con una lectura de un libro lindo o estirar tu cuerpo (yoga)  puede ser también una muy buena opción.

Vanessa,