Espacio sagrado: Cómo crear tu espacio de meditación

Espacio sagrado: Cómo crear tu espacio de meditación

Destinar un espacio sagrado para meditar en tu casa es una forma para que te conectes con lo sagrado. Muchas personas buscan darle un sentido a lo sagrado, ya sea un tiempo sagrado, un lugar sagrado, una relación sagrada; y construir tu altar puede propiciar una mejor conexión con lo sagrado y con la espiritualidad.

Tu altar es una representación externa de tu sintonización interna; es ideal para hacer tus rituales espirituales y honrar un espacio que es solo tuyo. En tu altar puedes ubicar objetos que sean representativos para ti y con el tiempo te darás cuenta que entrar o estar en tu espacio sagrado va a generar un cambio en tu energía y en tu estado de ánimo. 

¿Que va en mi altar?

Quiero contarte que hasta que yo no dispuse de un espacio sagrado para mis meditaciones, mis espacios de conexión con mi espiritualidad no habían sido tan relevantes. Mi altar no ha cambiado mucho en los últimos años, lo tengo ubicado en mi habitación, utilizo una mesita pequeña, anteriormente lo había dispuesto en una salita interior de mi casa, pero tenía muchas interrupciones entonces cambié de lugar.  Siempre he buscado que tenga principalmente lo siguiente:

  1. Los 5 elementos de la naturaleza: Flores (tierra), velas (fuego), una fuente de agua, ventilación (aire) y espacio (éter). 
  2. Elementos sagrados: Tú realmente defines qué es sagrado para ti, puedes ubicar en tu altar elementos que tengan un significado para ti y que te generen sentimientos de celebración, de paz, de amor, de inspiración; en general, sentimientos que eleven tu energía. 
  3. Aromas: Amo los aromas con locura porque ellos ayudan a que me conecte con la naturaleza y de alguna forma siento que mi cuerpo se prepara para meditar. Procuro tener un pebetero con esencias de sándalo o palo santo y un aceite esencial de citronella o de menta. 
  4. Estatua: No pertenezco a ninguna religión, me encanta leer sobre muchas religiones y llevarme lo mejor de ellas para mi corazón y para mi vida. Sin embargo, en el caso de mi altar, tengo un buda meditando, y como mi altar lo utilizo especialmente para meditar u orar, esta figura me inspira en este espacio. Puedes elegir una pequeña escultura o una imagen que represente lo espiritual o lo sagrado para ti. 
  5. Deck de cartas: Mis cartas siempre me conectan con la intuición y me encanta después de cada meditación sacar una carta con un mensaje bonito que me ayude a vibrar más alto.

Pero, ¿Qué creo que es lo más importante de todo?

Tu intención. La intención gobierna el mundo. Con ella, tu altar se convierte en un espacio especial en el cual puedes experimentar tus rituales personales. Haz que tu altar te ayude a buscar y recordarte espacios de conexión con tus intenciones. Permítete ser creativo, curioso y flexible. ¡Haz que lo que hay sagrado a tu alrededor refleje lo sagrado en ti!

Con amor,

Vanessa

Abraza tu energía femenina en un mundo masculino

Abraza tu energía femenina en un mundo masculino

Vivimos en un mundo de dualidad: “Arriba y abajo”, “Materia y espíritu”, “Yin y yang”, “Femenino y masculino”, “Luz y oscuridad”, etc y no hay nada de malo en eso. Simplemente quiero contarte lo siguiente: La dualidad es realmente UNO, es decir, los dos opuestos coexisten no como dos, sino como UNO.  Cuando entendemos esto hemos avanzado en conciencia, entendemos el todo, nos damos cuenta que somos uno en nuestra luz y sombra, que somos uno en la alegría más grande y en el dolor más profundo; por eso escuchamos decir : “es necesario conocer la luz para que tu identifiques la oscuridad y viceversa.” 

Dicho esto quiero contarte en este espacio acerca de dos energías: Energía femenina y energía masculina. Independientemente de si eres hombre o mujer tienes ambas energías: femenina y masculina. La energía masculina no tiene nada que ver con ser un hombre, y tampoco energía femenina tiene nada que ver con ser una mujer. Las dos existen y por lo tanto cuando aprendemos a identificar cuando podemos elevar una energía o la otra, es cuando creamos una alquimia de conexión divina,  creación, abundancia y dicha.

No hay nada malo con la energía masculina, pero es importante que entiendas que representa la energía masculina.

Entender la energía masculina

La energía masculina en su forma más pura tiene que ver con: el hacer, la acción, el logro, hacer que las cosas pasen, ser productivo, el poder, y si te das cuenta, estas características que te acabo de mencionar se manifiestan mayormente en el mundo en el que vivimos hoy; la hiper competencia, el logro a toda costa, evasión de emociones, el ego, la mentalidad de “yo” vs “los demás”. etc  

Si eres hombre y lees esto, probablemente te sientas identificado porque es lo que te han enseñado. Si eres mujer, probablemente te sientas identificada con ese ir y venir, o te sientes confundida con una cultura predominantemente masculina y no sabes cómo manejarla.

Ahora, qué representa la energía femenina?

La energía femenina tiene que ver con el ser, el doblegarse, la intuición, recibir, permitir, escuchar, perdonar, hacer pausa y si haces consciencia de esto, te das cuenta que el mundo “trata de ser” desde un estado de acción forzada, y ¿ qué tal si te permites ser desde un estado de creación de una vida llena de magia, sentirte conectado con el amor, con la compasión, de amarte a ti mismo para amar a otros?

Conectar con la energía femenina

  1. Observa y conecta con la naturaleza: La naturaleza tiene un poder divino de reconectarnos con el todo. Si quieres una solución para tu vida, observa cómo lo hace la naturaleza, es perfecta, llena de magia y en su esencia están todas las respuestas.
  2. Se abierto en recibir: Permítete a ti mismo el recibir. Puede ser un regalo que te obsequian, un abrazo, una ayuda física.etc. La energía femenina es del recibir.
  3. Disfruta los placeres físicos de la vida: Haz cosas que te hagan sentir bien físicamente, puede ser un masaje, yoga, baile, entrenamiento suave.
  4. Continúa estudiando sobre la energía femenina: No paremos de aprender. Siempre estamos en momentos diferentes de nuestra vida, y por lo tanto la información puede ser necesaria hoy o en un momento futuro.
  5. Para de racionalizar todo. A veces en la vida vas a tener que tomar una decisión que no tenga que ver con analizar o pensar, sino con sentir. 
  6. Haz de la creatividad un hábito en tu vida, ya sea pintar, escribir, o cualquier actividad que te inspire. 
  7. Invierte más tiempo en estar en silencio o medita:  Meditar equilibra tus energías y cuando permaneces en silencio dejas de reaccionar a tu mundo exterior. La reacción e impulsividad tiene que ver con tu energía masculina.

Si traes conscientemente más energía femenina a tu vida, más experimentas con el todo que es UNO y que sabemos que es finalmente un equilibrio de dos cosas; te  sentirás entonces más pleno y libre.

Con amor,

Vanessa

¿Cómo comenzar a meditar?

¿Cómo comenzar a meditar?

Antes de contarte cómo comenzar a meditar, quiero que te preguntes lo siguiente: Cuando escuchas la palabra “meditación” ¿Qué viene a tu mente? Te imaginas un monje tibetano sentado en la cima de una montaña? O a un yogui sentado repitiendo la palabra “OM”?

Siento que es importante que te preguntes qué viene a tu mente cuando escuchas esta palabra, porque hay muchas creencias con respecto a la meditación y tus creencias pueden limitarte o impulsarte en tu proceso de aprender a meditar y traer más calma a tu vida. 

Quiero compartirte con mucho amor que la meditación puede significar para muchas personas cosas diferentes y que así como tiene diferentes significados también hay muchos tipos de meditación. En este espacio te voy a contar cómo puedes comenzar y seguramente cuando vayas practicando y vayas incursionando más en ella, encontrarás eventualmente otros tipos de meditación que sean ideales para tu ser. 

Personalmente me gustan las meditaciones de Deepak Chopra con Sonido Primordial en las que se trabaja la repetición mental de un mantra (un mantra es una palabra o frase sagrada);  también me gustan las meditaciones del Doctor Joe Dispenza enfocado a los centros de energía  (chakras) y en la conexión con el campo cuántico; y también amo, las meditaciones enfocadas en la respiración y en el presente; sobre estas últimas les compartiré información porque son las que te recomiendo para comenzar.

6 pasos para comenzar:

  1. Prepara tu espacio sagrado: Aquí te explico en detalle cómo puedes crear un espacio sagrado ideal para meditar. Define un lugar donde no seas interrumpido en tu meditación, puede ser tu cuarto o una área especial de tu casa.. Asegúrate que este sea un espacio limpio y ordenado. Puedes encender una vela y prender un incienso y puedes utilizar el cronómetro para que te suene una alarma.
  2. Define tu intención: Te he contado que la intención gobierna al mundo, ésta tiene un poder gigante. Puedes definir intenciones como: abrirte a la experiencia tal y como es, trabajar la compasión contigo y con los demás, trabajar la aceptación de esos pensamientos y emociones que no son tan agradables para tí, ejercitarte en la conexión  con el amor incondicional contigo y con los demás, cómo fluir con la vida, etc. 
  3. Busca estar cómodo: Puedes sentarte en una silla o en un cojín, siempre con la espalda recta. No te recomiendo que la realices acostado porque te puedes quedar dormido. Ten paciencia contigo, podrías experimentar un poco de inquietud pues tu mente no está acostumbrada a permanecer en quietud y va a querer sacarte de ese  espacio y hacerte sentir incomodidad. Trátate con amor y pídele a tu mente que trabajen juntas.
  4. Sigue tu respiración: En el día a día no ponemos atención a la respiración y se nos olvida que ella es vital porque si dejamos de respirar, morimos. Cierra los ojos y trae entonces tu atención a la respiración, enfócate en las sensaciones que experimentas cuando el aire entra, cuando recorre tu cuerpo, cuando sale, el movimiento de tu abdomen y de tu pecho, en todo lo que vas experimentando…obsérvalo. No trates de controlar tu respiración, simplemente fluye con ella y obsérvala.
  5. Relájate: la relajación la puedes lograr siendo consciente del lugar donde estás o de las tensiones de tu cuerpo. Muchas veces tendemos a tensionar los hombros, la espalda, el cuello, la cara…. Cada vez que exhales, imagina cómo sueltas la tensión de tu cuerpo con la respiración.  
  6. Cuando has terminado la meditación. Ya sea porque te sonó la alarma o sientas que es suficiente. Respira profundo. Haz consciencia de tu espacio y trata de llevar la tranquilidad y el estado de relajación durante el día o para irte a dormir.

Recomendaciones adicionales:

  • Te recomiendo meditar dos veces al día.
  • Puedes comenzar con 5 minutos el primer dia y cada día o cada dos días aumentar de a 2 minutos.
  • Una vez experimentes más habilidad en esta meditación te recomiendo continuar aprendiendo otras meditaciones para continuar profundizando en tu práctica.

Con amor,

Vanessa